El ser humano frente a la muerte

Comunicación

“Cada quien muere su propia muerte bajo la perspectiva del yo”, así comenzó su ponencia el filósofo Juan José Blásquez Ortega.

La muerte es un acontecimiento natural y en el ser humano es algo que se puede reflexionar debido al significado existencial que tiene.

Con motivo de la celebración del día de muertos, se llevó a cabo la conferencia El ser humano frente a la perspectiva de la muerte significado personal y existencial impartida por Juan José Blásquez Ortega profesor de Diálogo, Ciencias y Fe en la UPAEP.

El tema de la muerte sigue vigente desde los tiempos prehispánicos hasta el día de hoy, debido a la importancia que le dan las personas para su trascendencia. Antiguamente, la cosmovisión de la muerte era toda una experiencia comunitaria y personal que con el paso del tiempo se ha perdido debido a que hoy es mínima la cercanía con el moribundo. El especialista explicó que esta nueva forma de concebir a la muerte recae en la ideología denominada pesimismo radical debido a que “se ve a la muerte como un fracaso del cual es mejor no hablar porque es algo feo”.

Blásquez detalló que como en todo, existen posturas extremistas al respecto desde el Nihilismo trágico que considera que la muerte es lo más importante por lo tanto se debe sufrir y hacer sufrir a otros. Hasta el Nihilismo alegre que dice que la muerte no importa porque al morir te quedas sin nada así que es mejor gozar la vida antes de que la injusticia llegue a tu vida al morir.

Por otro lado podemos ver a la persona humana como un ser infinito y eterno que se ve limitado corporalmente por la muerte,  pero la  experiencia del amor demuestra que los seres humanos se oponen a esta limitación cuando sus anhelos y deseos se proyectan a través de declaraciones tales como quiero que tú existas para siempre que indican que hay una resistencia a que la muerte sea lo último que suceda.

El amor, destacó el filósofo, es un signo de deseo de eternidad, un camino a la inmortalidad y a la plenitud. Entrar a la eternidad tiene que ver con querer seguir existiendo y vivir con alguien más, lo que refleja el temor del hombre por permanecer sólo.

Es decir, que amar nos lleva a querer disfrutar de la eternidad al vivir en el amor, en la vida. Sin embargo, la muerte es el camino para llegar a esa anhelada eternidad, lo que nos lleva a reflexionar si pensar en la muerte es igual a pensar en la vida.

 

Los comentarios están cerrados.