Libertad de expresión vs Tolerancia

Comunicación

Con motivo de la Jornada Lasallista, celebrada para conmemorar a nuestro fundador San Juan Bautista de Lasalle, se organizó el Conversatorio Libertad de expresión vs Tolerancia que contó con dos distinguidos ponentes, el Obispo Monseñor Eugenio Lira Rugarcía destacado ex alumno Benavente y al Mtro. Manuel Díaz Cid reconocido politólogo y catedrático poblano.

Durante el Conversatorio, organizado por la sección Preparatoria, los participantes tuvieron 20 minutos para exponer sus ideas con respecto al tema y posteriormente se abrió una sesión de preguntas y respuestas por parte de los alumnos asistentes.

El Arzobispo Eugenio Lira fue el primero en tomar la palabra y exponer que la razón le permite al ser humano descubrir que la pluralidad es una realidad, todos pensamos, hablamos, sentimos y actuamos diferente, por lo que es necesario hacer uso de la tolerancia, la cual, es el camino que permite reflexionar acerca de la validez de los sentimientos, pensamientos, creencias o estilos de vida propios y ajenos para que mediante un diálogo se logre alcanzar en conjunto la verdad completa.

La falta de tolerancia se puede dar en cualquier ámbito ya sea familiar, social, deportivo, escolar, laboral, cultural o político, generando inequidad, injusticia, corrupción y violencia, destruyendo la paz. También se mencionó lo que San Juan Pablo II mencionó “ante el pluralismo, el diálogo es el camino hacia la paz”, reafirmando lo que escrito en la Palabra de Dios, de la abundancia del corazón habla la boca.

Por lo anterior se puede decir que la estatura moral de las personas crece o disminuye según las palabras que expresan. Todo lo que expresamos tiene siempre consecuencias, por lo que debe ser expresado con responsabilidad y respeto.

Fue entonces, el turno del Mtro. Manuel Díaz Cid, quien habló del principio de libertad y tolerancia desde la perspectiva política y social según las corrientes de Francia e Inglaterra.

¿Se puede y se debe tolerar todo? El gran desafío que estamos viviendo es la intolerancia radical, una tolerancia sin límites, es decir, toda idea que se propone se maneja en nombre de la libertad y hay una intolerancia ante posturas que no son bien aceptadas por la mayoría de la sociedad.

Hoy, comienzan a convertirse en puntos de confrontación temas controversiales que tienen consecuencias muy serias en la sociedad, por lo que el desafío de la filosofía es ponerse de acuerdo entre si la verdad hace al hombre libre o si la libertad permite que el hombre encuentre su verdad.

Hay personas que tienen principios liberales que afirman que la moral, como todas las cosas, está sujeta al relativismo por lo tanto no hay personas inmorales, solo moralidades diferentes y esto es

muy peligroso puede ser una trampa en la que se puede caer si no se tiene una identidad y convicción fundamentada.

Tolerancia y libertad, qué bueno que hay libertad de expresión si se entiende que hay límites que no se pueden trasponer y qué bueno que exista tolerancia cuando sirve para entender que hay otros que piensan diferente. Pero qué triste cuando se usa para imponer en la sociedad ideas.

Los comentarios están cerrados.